Psicología de empresa

 PSICOLOGÍA DE EMPRESA

#Francisco Polo, psicólogo

Leyendo hace unos días una noticia sobre la mayor empresa de venta on line del mundo, me sorprendió, para bien, la cultura de valores interna que estaba instaurada. Pensando un poco sobre el tema se puede sacar unos pequeños “secretos” para aplicarlos a nuestro día a día dentro de nuestro ámbito laboral.

Lo primero de todo, el cliente. Esto lo tenían muy claro. Se esforzaban por atender y ayudar para que el cliente estuviese satisfecho. El equipo de atención al cliente era el más grande y al que mayor atención se le prestaba. Si no tenemos clientes, no tenemos negocio.

El siguiente tema en importancia era el trabajar en equipo. Se basaban en la famosa frase: “si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve en buena compañía”. Muchas empresas se basan en resultados individuales, quien es el que más vende o qué equipo es el que mayores ventas realiza. Cuando en realidad, todos pertenecen al mismo equipo. Trabajar todos unidos, hará que la empresa sea más fuerte.

El tercero hablaba de la adaptabilidad a los cambios. Actualmente, y más que en otra ocasión en el tiempo, los cambios se producen de manera inmediata. Tenemos que tener una buena predisposición a dichos cambios y saber que uno de los secretos se encuentra en nuestra adaptación al mercado.

Luego hablaríamos de la integridad. Este tema está muy de moda en nuestros días como consecuencia de la cantidad de casos de corrupción que en la actualidad vemos diariamente en los medios de comunicación. Es importante que dentro de nuestra empresa los valores que se desarrollen sean honestos y con un fin ético. Es complicado este tema para las empresas, pero creo que es una de los aspectos que menos se mira en las entrevistas cuando se contrata y que en un momento determinado puede llevar a la empresa a su quiebra.

Todo trabajador debería ser apasionado con su trabajo. Sé que esto puede sonar utópico, pero en el fondo es lo que se tendría que buscar. Si las personas hacen lo que les gusta, nunca estarán trabajando, siempre estarán disfrutando con lo que hacen.

Y por último, el compromiso. Estaría vinculada con la anterior, si las personas creen en lo que hacen, comparten su política, se sienten bien en la empresa donde trabajan o haciendo lo que hacen, adquieren un compromiso con ella. Este tipo de valor parece que se haya diluido con el tiempo. Un determinado número de personas, y no bajo, entienden su trabajo como la manera de conseguir el dinero suficiente para vivir. Les da igual el resto. Eso es una pena, al final, la persona que está en esa situación, en el fondo, lo está pasando mal. No es feliz, no disfruta con lo que hace. Es fácil entender que no tiene otra opción, pero…

Esto cada persona puede adaptarlo a su caso en particular haciéndose preguntas directas. Al final, son muchos días en nuestra vida que tenemos que trabajar, y creo que buscar lo adecuado a cada uno es de suma importancia.

Deja un comentario