Consejos para una buena vuelta al trabajo después de las vacaciones

Consejos para una buena vuelta al trabajo después de las vacaciones

#Francisco Polo

Psicología
Psicología

Las vacaciones es un periodo placentero en el que en la gran mayoría de las veces se disfruta de actividades que normalmente no se suelen hacer, visitar a amigos y familia que de normal no pasas mucho tiempo con ellos y, en resumen, hacer cosas que son específicas de este momento en el año. Pero como algunos dicen: “Parece que lo bueno se acaba y tenemos que volver a nuestra rutina”. Esta frase es una forma de verlo, pero podemos pensar que todo esto pertenece a lo que nos suele suceder en el año, nuestro trabajo y las vacaciones son parte de ese continuo.

Lo normal es que entre una o dos semana ya estemos de nuevo sumergidos en nuestra dinámica diaria, aunque hay personas que su adaptación es más rápida. Posiblemente el hecho de pensar en ello, nos haga que lo veamos como una gran montaña que tenemos que superar, cuando en realidad es lo que la gran mayoría del tiempo solemos hacer en nuestra vida, trabajar.

El cerebro humano es nuestro mayor aliado y al mismo tiempo nuestro mayor enemigo, todo depende de la manera que queramos que actúe. Si lo dirigimos a que trabaje en nuestro favor, posiblemente en muy poco tiempo estemos en nuestro trabajo sin ningún tipo de “resaca” postvacacional. Además de esto lo que tenemos que pensar es saber valorar de nuestro trabajo lo que más nos gusta y centrarnos en esa parte, sobre todo los primeros días. Otro de los consejos que podríamos aplicarnos es buscar durante los primeros días una actividad que nos guste y desarrollarla durante, un mínimo de 30 minutos al día. Esta puede ser cualquier tipo de deporte que nos guste, salir a pasear, ver una nueva serie en la televisión que nos hayan dicho que esté bien, leer, en definitiva, cualquier actividad que nos guste hacer o que nos gustaría probar.

Pero ahora viene un consejo un poco extraño, pero que nos puede ser de gran ayuda. Esta es una de las maneras para que la vuelta al trabajo sea lo más liviana posible, sobre todo a las personas que se enfadan mucho por la vuelta al día a día laboral. Unos días antes de empezar a trabajar, la persona tiene que buscar un sitio de tranquilidad, este puede ser su despacho de casa, si lo tiene; un sillón cómodo dónde poder estar; un rincón que le proporcione tranquilidad. Después de eso tiene que crear un ambiente relajado, con una luz tenue, sin ruidos. El fin es buscar un momento de tranquilidad. Luego cogemos un reloj o  un teléfono móvil y ponemos la alarma para que suene 20 minutos después. Ahora viene lo bueno, durante todo ese tiempo tenemos que pensar todo lo peor que nos podría pasar a la vuelta al trabajo, pero con todo tipo de detalles. Tenemos que crear en nuestra cabeza una película con todo lo peor que nos pueda ocurrir. Cuando suene la alarma, continuamos con nuestra rutina diaria.

Ya veréis lo que ocurre…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.