Cristina Blasco cantante de Jazz

Cristina Blasco:

“No soy carne de cañón de concurso”

#Maribel Monzó

Cristina Blasco

Cristina Blasco es una de las voces más representativas del jazz español. Cantante profesional desde 1990, ha conseguido hacerse un sitio en el panorama  musical.

La música corre por sus venas, creció  en un hogar donde esta ocupó siempre un papel relevante. Su padre tocaba la guitarra y a el tocadiscos no le daban tregua. Su  progenitor, como  apasionado del  Jazz hizo que este estilo calara fuerte en Cristina. Muy joven descubre que lo suyo es cantar y que además lo hace bien.

Es en  sus años de facultad donde esta valenciana junto con otros músicos, formando algún que otro grupo,  se involucra al cien por cien  y empieza a labrarse un futuro dentro del mundo de la música.

En sus 27 años de trayectoria ha ido subiendo peldaño tras peldaño, ganándose a pulso cada éxito que ha cosechado. Una carrera con paso firme y seguro, donde esta mujer fuerte y con las ideas muy claras, ha logrado conseguir por ella misma. Cristina se  declara una autodidacta. Compagina su carrera como cantante con la docencia desde hace veinte años,  dando clase de canto moderno y técnica vocal, todo su aprendizaje lo puede transmitir  ahora a sus alumnos.

Ha compartido cartel con algunos de los grandes; como Celia Cruz, Arturo Sandoval, Joao Bosco, Chano Domínguez o Mayte Martín.

En el año 2000 graba su primer álbum en solitario, “La vida es un sueño”, con Ricardo Belda, Joan Soler, Felipe Cucciardi, David Pastor, Luis Llario y Toni Belenguer. Durante cinco años presentó el programa “Sí al jazz”. Como cantante del grupo, Big Band, ha colaborado en diferentes giras con Sedajazz, Enjazzats, Jazzbona y En Clau de jazz. En 2012 presenta su trabajo de jazz en valenciano, “Com un gust meu”, donde la acompaña su trío habitual. Y con el grupo de latin jazz “Semilla negra” edita  en abril de 2015 su disco grabado en los Estudios Morgana de València. En estos momentos se encuentra inmersa en  un nuevo trabajo, se trata de un tributo a Chavela Vargas que lleva por título,  “La Chamana”.

 

Entre su discografía podemos destacar;  “La vida es un sueño” Cristina Blasco Septeto. CD 0008. 2003 “Músicas del Carmen” Cristina Blasco Quartet.Rocko 083 CD.2000. CD Sampler” Promusics” . 2003 Dolçaina en concert. “Vent de Llevant”. 2001 David Civera”Ayer como hoy”. 1998. Ximo tebar”homenaje a lou Bennet” Óscar Briz i els cors d´aram “El temps ja ha arribat”. La destileria DONA´M JAZZ-E.G. Tabalet-934 CD 2003 Pepa Blasco & Sweet Jazz “Casino nights” 2010 2-Oscar Briz y Cristina Blasco”Hotel paraíso”-2011. “Semilla Negra”latin jazz-Sedajazz Records-2015.

 

Me reúno con ella en su estudio de València, donde imparte sus clases. Allí junto a su piano y rodeada de sus pinturas, Cristina me cuenta como se ha desarrollado su carrera y como fueron sus inicios. Satisfecha con lo que ha conseguido, rezuma vitalidad e ilusión por los cuatro costados. Y en su mente un sinfín de proyectos a punto de ver la luz.

 

Tu vida es la música, ¿procedes de una familia ligada a la música?

Un poco sí que provengo  de una familia musical, mi padre tocaba la guitarra de más joven. Las guitarras y la música siempre han estado muy presentes en mi casa y como no,  el tocadiscos, que sonaba  constantemente.  A  mi madre le gustaba la música latina y a mi padre más el jazz, pero también se escuchaban otros estilos que estaban de moda en  el momento. Por lo tanto siempre he vivido con la música y absorbiendo todo lo que estaba entrando por mis oídos, y es así como empiezo a amar la música. Somos cinco hermanos y una de mis hermanas también es cantante. Lo mío no ha sido  un caso excepcional, porque en mi familia ya había ese germen musical.

 

Cuéntanos como  fueron tus inicios,  ¿por qué elegiste el jazz?

Mi pasión por el jazz me lo inculcó mi padre, el  me ponía jazz en casa  y así me entró la curiosidad por esa música “extraña”, que yo aun no sabía que se trataba de jazz. Cuando me hice más mayor, ya en instituto, comienzo a cantar con mis amigos, formando algunos grupos,  y la gente que me escucha me dice que no lo hago nada mal y ahí empiezo a ser  consciente de que puedo cantar. Me voy  a estudiar a València Bellas Artes, y ya me junto con gente que esta más metida en la música, a un nivel más alto, y ahí empieza mi faceta musical y la pasión por el jazz. Hasta que a día de  hoy que  se ha convertido en mi vida y mi trabajo. Pero principalmente he sido  una autodidacta, el juntarme con personas con un nivel más elevado musicalmente hablando, me hizo aprender  de ellos, empecé a conocer la bossa nova y los diferentes estilos dentro del jazz. Es en  mis años de Facultad cuando  realmente me meto  de lleno en este mundo. Te estoy hablando del año 90, aquí no había cantantes de jazz, yo puedo decir que fui de las pioneras. Nos sumergimos en esta música creativa, que no solamente era Jazz, también Blues,  Soul, Bossa Nova, Ritmos latinos, de hecho formé parte de una orquesta, “La Sonora Latina”, compuesta por 22 músicos. Entonces ni siquiera había profesores de canto moderno, si querías aprender canto tenias que irte al lirico. Me junté con unos músicos de Sedaví que ahora son  “Sedajazz” con los que yo cantaba, realizaban una máster class y traían músicos de EEUU. Ahí empiezo yo a palpar lo que es ser una cantante de jazz formada. A partir de aquello, ya no espero a los cursos, sino que voy buscando las cantantes que me gustan y me pueden aportar.

 

¿Ahora mismo se puede vivir de la música si no estás en primera fila?

Es muy difícil vivir de ser cantante, por lo que yo lo compagino con la docencia. Doy clases de canto, estamos atravesando un momento donde  hay un boom de cantantes, en música moderna, que se quieren formar. En  músicas creativas como pop o rock y  jazz, por supuesto. Todos mis años de estudio me han servido para ser yo ahora la que pueda enseñar a otra gente que está empezando, cosa que yo no tuve en su día, porque no había quien me enseñara, me tuve que formar por mi cuenta. En general hay mucha demanda. Los concursos musicales han contribuido a eso. En definitiva tengo que dar clases para poder comer, (risas).

 

¿Cuál es el perfil de tus alumnos?

Hay un poco de todo, pero la mayoría son chicas y además jóvenes. Me piden varios estilos, pero siempre modernos y creativos, no me dedico al canto clásico; pop rock, funky, soul, etc., son las preferidas.  Hay técnicas y pautas para cada estilo. Tengo alumnas/os que tienen claro que se quieren dedicar a la música, y otras/os que siempre les ha gustado cantar y quieren perfeccionar su técnica asistiendo a mis clases. Las clases son normalmente particulares y siempre personales.

 

¿Te has planteado presentarte a  algún concurso de Talent Musical, por ejemplo OT, que  vuelve ahora a antena?

La verdad es que a mí no me van los concursos, yo no soy carne de cañón de concurso. Puede ser que algún día pruebe, no te digo que no, pero ahora no está en mis planes. Mi carrera está basada en algo más  permanente. Mi camino es de constancia e ir paso a paso, con unas metas planteadas  a largo plazo. No me interesa que de repente que me conozca todo el mundo y hacer algo que a lo mejor puede que no me guste. Porque en este tipo de concursos te adjudican canciones que ni te van ni te vienen, te manejan un poco. No serviría para esta ahí. Yo tengo demasiado claro por dónde voy y por donde piso. Y en estos concursos me parece que te manipulan.

“El jazz está abierto para grandes nombres y los de aquí nos tenemos que conformar con las migajas”

 

¿Donde actúas habitualmente?

Estoy preparando el Festival de Jazz de Peñiscola, allí voy a actuar con mi grupo “Semilla negra”. De hecho canto con  varios grupos, uno de ellos,  el más estable y  con el que más actuaciones doy,  es “Semilla negra”, formado por varios músicos, con ellos he hecho una gira con el disco que sacamos en 2015. Para editarlo hicimos un Crowdfunding. Así recogimos la mitad del dinero  y el resto salió  de nuestros ahorros. Con otro, Cristina Blasco Trío Jazz, estoy haciendo un homenaje a Chavela Vargas, se llama “Chamana”. Está funcionando muy bien, con este tenemos la opción de ir a sitios más pequeños. En definitiva solemos actuar en salas,  clubs y festivales pequeños. Ahora hemos hecho  “La Nit de Jazz”  a la Mancomunitat, que está muy bien. También con  “Jazz en valenciá”,  el año pasado estuvimos haciendo “Gran nit en juliol”, en la explanada del IVAM. El circuito del jazz está abierto para grandes nombres que vienen de fuera, y los de aquí nos tenemos que conformar con las migajas. Es una pena, pero es así.

También cantas jazz en valencià, cuéntanos  como ha sido esa iniciativa

Aunque el jazz se canta en inglés y siempre ha sido así y tiene su sonoridad y su porqué, a mi me apetecía cantar en mi idioma natal, que es el valenciano. Quería unificar las dos cosas que más me gustan en el mundo. Que  son estos dos  estándares  clásicos antiguos, que se remontan  a 1920 con la lengua, y hacer algunas adaptaciones.  Encontré algunas hechas, y las demás las hice yo. No están traducidas de forma literal, pero las letras hablan de lo que habla la canción. Fue muy gratificante porque era un proyecto que tenía muchas ganas de hacerlo y además porque era llevarme algo de mi tierra y de mis raíces. Hacer esa fusión funcionó perfectamente, el valenciano es una lengua que tiene algo muy dulce,  como el inglés, y la adaptación es perfecta. Ahora estoy grabando el tributo a Chavela Vargas y  a continuación vamos a grabar  jazz en valencià, “Com un gust meu”. Estamos mirando a ver si encontramos algún tipo de apoyo por parte de las instituciones, ya que estamos fomentando  la música en valencià. Vamos a intentarlo a ver qué pasa. Aunque está difícil conseguir subvenciones, de hecho solo lo he conseguido una vez. Fue con un proyecto que hice con mi hermana y dos cantantes más, el Instituto de la Música nos dio algo, no mucho, unos 1.000 euros, pero nos sirvió de gran ayuda.

 

¿Compones tus canciones y tocas algún instrumento?

Toco el piano desde pequeña, los cantantes necesitamos tener alguna referencia sonora. Pero en mis actuaciones no lo toco, lo utilizo para las clases con mis alumnos y para cantar yo. Pero sí que las letras que me las dejen a mí. Tengo músicos de confianza que llevo muchos años con ellos y nos entendemos  muy bien, se puede decir que soy la letrista. Y las adaptaciones al valenciano me encantan,  eso es mío. Por otra parte estoy haciendo mis pinitos en la pintura y ya he hecho una exposición. Me apetece retomarlo, y he terminado hace poco  mi carrera de Bellas Artes que dejé aparcada en su momento. La pintura me permite esa reflexión y estar conmigo misma. Quiero organizar un “concierto-exposición”. Con canciones que tienen relación con los cuadros que pinto. Hacer un homenaje a las grandes cantantes. Veremos que sale, (risas).

 

Estas son las próximas fechas previstas de las actuaciones de Cristina Blasco:

1 de julio “Vocal Party” en Loco Club/ València
15 julio “Vocal Party” en Black Note. València
24 de julio “Cristina Blasco Trio Jazz” en Paterna
28 de julio “Semilla Negra” en el festival de Jazz de Peñiscola.

28 de julio festival “Nits de música a la Xopera” Algemesí.

 12 de agosto Ciclo Jazz a la Manco. Benimarfull.

Deja un comentario