El Monasterio de San Miguel

El monasterio de San Miguel

#redacción todoturia

Lliria
Monasterio San Miguel

Ubicado en la localidad de Llíria es uno de los santuarios más importantes de la Comunidad Valenciana. Se alza con todo su esplendor en el Tossal de San Miguel, monte que se halla junto a la población. En este monte estuvo la antigua Edeta, capital de los íberos edetanos. En sus laderas se pueden apreciar restos de las viviendas íberas. Está considerado bien de interés cultural desde agosto de 1983.

Fundado por Jaime II de Aragón durante su reinado,  fue reformado posteriormente por Martín el Humano en 1406. Se destinó a residencia  de beatas dedicadas  a la oración hasta 1806, año en que Carlos IV estableció unas nuevas ordenanzas que perduraron hasta 1895.

A partir de esta fecha las  ocupantes pasaron a ser las monjas de clausura bajo la regla de la visitación, y  a partir de 1977 fueron las  Terciarias Franciscanas.

Hablamos de un conjunto de edificios en torno  a la iglesia, que datan de diferentes fechas entre los siglos XVII, XIX y XX. La iglesia actual realizada entre 1756 y 1774 es de una sola nave con capillas laterales y comunicadas con el Real Monasterio. Su decoración de estilo rococó, está realizada en yesería, e incluye pinturas dieciochescas. El presbiterio esta coronado por una cúpula.

Las pinturas de los muros  y del techo están realizadas por Manuel Camarón y hacen referencia a la leyenda de San Miguel. La fachada principal de la iglesia, construida en 1900, esta rematada por una espadaña y la imagen del santo titular.

El acceso al conjunto se realiza mediante dos portadas de arco de medio punto que dan paso a una escalinata que finaliza en el patio, que se encuentra en la zona más elevada del conjunto, con las puertas de acceso a la iglesia y al convento. Hay un aljibe con un brocal de piedra.

La imagen actual  de San Miguel, un joven hermoso, de doradas alas y plateada armadura, es una reproducción de la original, que fue destruida durante la Guerra Civil. Restaurada en 1940, obra de José María Ponsada.  La imagen inicial data de 1411 y fue costeada por la beata Enriqueta Gilabert.

Dese el santuario se puede contemplar un esplendida panorámica de todo el Camp de Turia y la vista puede alcanzar hasta ver el mar. Bajo el manto de la montaña se extiende Llíria protegida por su arcángel guerrero.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.