José Manuel Casañ, lider del grupo musical Seguridad Social

 

José Manuel Casañ:

“Nos hemos ganado nuestra carrera a base de palos”

 

#Maribel Monzó

Seguridad Social grupo puntero  y referente del rock español encabezó la nueva ola musical en Valencia  en la movida de los 80s. A  la cabeza su siempre  líder, José  Manuel Casañ, vecino de la población valenciana de Benetuser, gran artista consagrado y reconocido  al que el  éxito no ha conseguido alejar de su tierra.

De estilo rock, punkero y transgresor, sus inicios comienzan en 1981 y desde entontes y hasta nuestros días su lista de temas y triunfos  no ha parado de aumentar. Casañ siempre en el liderazgo, por su banda  han pasado diversidad de músicos de gran talla. En la actualidad el grupo lo forman José Manuel Casañ en la voz, Javi Vela en la guitarra y los coros, Jorge Molina en el bajo y los coros y Rafa Villalba a la batería y el cajón.

La andadura musical de Seguridad Social ya comienza en el colegio  donde  Manuel Casañ conoce a Santiago Serrano (primer componente del grupo junto a Manuel) a los seis años, ambos formaban parte del coro infantil del colegio y allí se vuelven inseparables. Siendo adolescentes en el verano del 81 se les unen Sergio y Emilio, vecinos del Alfafar población situada junto a Benetuser. Ambos tocaban la guitarra, en ese momento,  contando ya con  cuatro componentes,  empiezan a llamarse Los Paranoicos y es con este nombre cuando debutan con una actuación en el pueblo que vio nacer a su líder.

En 1982 pasan a llamarse Seguridad Social, nombre que nació de una noche de fiesta en la que acabaron en el ambulatorio, allí haciendo cola decidieron darle este apelativo. Con su primera maqueta “Konsspiración” empiezan a realizar sus primeras actuaciones. Títulos sugerentes y provocadores como “Mata a un jubilado” “Luci es una zorra” o “Eres una estúpida”  forman parte de la primera etapa de la banda.  Su primer  éxito les llega en el 83 con “Comerranas”, álbum que más tarde sería reconocido como uno de los mejores de sus inicios.

En 1985 con el álbum “En desconcierto” se presentan al Festival de Benidorm, obteniendo un segundo puesto. Esto dejó mella y les llovieron algunos contratos para realizar varias giras musicales a lo largo del país.

A lo largo de su trayectoria su versatilidad ha quedado patente, se han atrevido con diferentes palos y  estilos. En sus inicios se les encasilló en un estilo más punk por su estética.  En el 87 con su “Explosión de pastelitos de merengue” se acercan claramente al soul y el reggae. Es con “Introglicerina” en el 92 cuando siguen una línea más heavy, álbum que también se edita en Francia y que consigue un gran número de ventas.

La reestructuración del grupo después de algunas tensiones entre ellos abre  una nueva etapa que tiene como fruto un nuevo álbum “Que no se extinga la llama” en 1991. Disco  que contiene su canción  “Chiquilla” que fue el trampolín hacia el mayor éxito para esta banda. Fue disco de oro y se vendieron más de 100.000 copias. Les proporcionó un gran número de giras por España, Francia y Nueva York.  Además de ser uno de los primeros videoclips nacionales en ser emitidos por la MTV.

Después le sigue “Furia Latina” álbum con influencias latinas que contiene canciones muy conocidas como “quiero tener tu presencia” o “Mi rumba tarumba”. En el 95 estrenan en el mercado latinoamericano un recopilatorio de grandes éxitos que recoge el tema de Nino Bravo “Un beso y una flor”. También homenajean al desaparecido Bruno Lomas en el disco “Va por ti” de estilo rockero.

Warner Music edita el primer recopilatorio de sus grandes éxitos “Gracias por las molestias” en 2001. En 2007 coincidiendo con su 25 aniversario en la música,  sale a la luz un doble CD + DVD “25 años de Rock and&Roll” en el que conmemoran sus grandes éxitos.

En el 2011 sale su disco “Clásicos del futuro” que incluye versiones de cantantes y grupos. Entre ellos cuenta con Dolores Vargas o Led Zappelin.

También en  2011 vio la luz  “El mundo al día en 80 vueltas” en el que se vuelve a sus orígenes con la experiencia que da el camino recorrido.

Nuevamente, en 2013, celebrando sus 30 años en el panorama musical, el grupo se pone de largo  con su disco “Por siempre jamás”, aquí  Casañ desnuda su alma en sus canciones, muchas de ellas solo con voz, guitarra y cajón, y con la colaboración de voces como Javier Ojeda, Raúl Pulido, Soledad Giménez o Carlos Goñi entre otros.

El grupo en su afán  más solidario ha grabado un video clip con una nueva versión de la mítica canción “Chiquilla” junto al coro Las Voces de la Memoria, compuesto por enfermos de Alzheimer para unirse así  en la lucha contra esta terrible enfermedad. El broche de oro ha sido el emotivo  concierto en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, con Seguridad Social junto al coro Las Voces de la Memoria.

En la actualidad, esta banda,  junto al famoso historietista e ilustrador Paco Roca está llevando a cabo un bonito proyecto del que pronto vamos a saber.

Maribel Monzó- Creo que sois  de los pocos supervivientes de aquella nueva ola o movida valenciana de los ochenta que aun sigue en pie. ¿Eres de los que miran al pasado con nostalgia y piensa que cualquier tiempo pasado fue mejor o prefieres  no volver la vista atrás?

José Manuel Casañ- A mí me gusta llamarla nueva ola, estaba pasando en muchas ciudades como Madrid, Barcelona, Granada o  Vigo entre otras. Ahora estamos aquí porque hemos sobrevivido y aprendido.  Nos hemos ganado nuestra carrera a base palos e ir poco a poco. No soy nostálgico en absoluto, atrás ni para coger impulso. Aquello fue una base para llegar al momento que estoy ahora. He aprendido mucho y me siento feliz. Nosotros no veníamos de ningún sitio ni de padres famosos, nos lo hemos ganado a pulso. Si es cierto que como grupo quedamos muy pocos de aquella época. Hemos cambiado las formas pero la esencia sigue ahí. No pensamos en el pasado ni tampoco estamos pendientes del futuro, la ventaja es que siempre hemos estado viviendo y pensando en presente, por eso seguimos aquí.

“En Valencia éramos los patitos feos”

Provocadores, transgresores y punkarras, así se os definía en aquella época. ¿De donde salía esa frescura y contundencia en vuestras canciones?

Queríamos meter el dedo en llaga, remover conciencias en definitiva “joder”. Éramos muy jóvenes, te estoy hablado de 16 o 17 añitos, aun no teníamos la cabeza muy amueblada. Queríamos cambiar las cosas y darnos a conocer. La cuestión era disparar en todas las direcciones posibles. Hablábamos  un lenguaje nuevo que habíamos visto en otros sitios  y nos sentíamos parte de ese movimiento que estaba sucediendo. Sí, entonces éramos muy punk, ahora hemos cambiado un poco el discurso,  pero seguimos manteniendo  el mismo espíritu.

 

En los ochenta en Valencia había ambiente y cultura musical. Abundaban los grupos más tecno pop y vosotros teníais un estilo mas  rockero y punk ¿Esto fue una ventaja para destacar?

 

A la larga fue una ventaja pero entonces nosotros no lo veíamos, éramos como Asterix, estábamos  en un reducto muy pequeño, siempre en nuestros bares. En Valencia hubo un antes y un después. Cuando empieza a surgir la nueva ola en los ochenta en todo el país evidentemente Valencia no queda   ajena a ello,  y  claro,  nos tocó también a nosotros.  Siempre estábamos luchando contra la adversidad, contra la no moda, en Valencia  primero fue  el tecno pop y luego llego la famosa ruta del bakalo, por lo que éramos los bichos raros, los mas hevys y punks y siempre hemos estado un poco descolocados. Empezamos a tocar fuera y tuvimos bastante repercusión, pero en Valencia, en los inicios,  éramos  los patitos feos.

 

En 1985 quedáis segundos en el Festival de Benidorm. ¿Es verdad que  perdisteis el primer puesto porque la  montasteis buena en el hotel y os invitaron a marcharos?

Es cierto, pero no tengo claro  si eso influyó en  el jurado. Sí que es verdad que se quiso hacer  un festival que se pretendía renovar y ser  mas rock o pop y que no oliera a tan rancio como años anteriores. Pero el jurado era aun de la antigua época y  bueno lo comprendo,   un grupo que les tiran del hotel y además  tan  punkis,  pues claro no sentó muy bien. No   éramos muy cómodos, no éramos el grupo a votar. Pero el tiempo lo pone todo en su sitio, de hecho,  el grupo que gano desapareció a los dos años y nosotros seguimos ahí.

 

“El éxito de Chiquilla nos pilló en bragas”

 Tu  carrera dio un giro con el rotundo éxito de “Chiquilla” que os llevó por una gira internacional y un disco de oro. ¿Cómo viviste aquel momento de éxito fulminante que os convirtió en grupo imprescindible en el panorama musical español?

Nosotros íbamos subiendo en una escalerita muy pequeña. Vino Comerranas en el 83, que fue un éxito, también,  Que te voy a dar y Acción, éramos el grupo del que “estos van a pegar” continuamente y aunque lo esperábamos y a pesar de que llevábamos muchos años en la música la verdad es que  nos pillo en bragas. Chiquilla fue como ganar la Champion en términos futbolísticos. Somos humanos y nos sorprendió a todos, imagínate  un chaval de 20 años, pues lo tiene que asimilar. Con un  éxito de esas características lo normal es que te vuelvas un “gilipollas”  pero lo intentamos llevar de la forma más normal posible y aunque veníamos ya de una trayectoria nos pilló desprevenidos y nos costó un poco gestionarlo.

 

 Tengo una curiosidad, leí que solo  tardaste quince minutos en escribir la mítica canción que te consagró. ¿Había una “Chiquilla” inspiradora?

Sobre todo porque había una chiquilla inspiradora, afortunadamente. Es cierto que fueron quince minutos  de escribir la canción,  pero prepararlo llevó más tiempo. Se me ocurrió cuando estaba en una gira por Francia, cuando ves tu trabajo desde fuera, más relajado, se te abren nuevas perspectivas. Pensé que éramos un grupo roquero que nos gustaba el punk pero que también nos gustaba Peret, nos gustaba la rumba. Independientemente de nuestros gustos, nos quitamos prejuicios y probamos a combinar nuestro estilo punk con  la rumba, ese fue el germen que rondaba por mi cabeza. Y cuando volví de la gira pues me puse con ello y ya  Chiquilla salió en quince minutos, pero obviamente estaba gestándose desde hacía meses.

 En vuestro último disco,  Por siempre jamás, con el que hicisteis  una gira celebrando los 30 años en la música, se  denota un Manuel mas maduro y que se desnuda en sus canciones.

La verdad es que nosotros estamos en una gira eterna. Pero sí, nuestro último disco fue  hace tres años. Solo paré una vez y fue en el año  96  y me dio un vértigo tremendo,  por eso no hemos parado nunca de hacer giras. De hecho vivimos en una gira continua, en verano hay más movimiento  con festivales y fiestas en pueblos y ciudades,  y en invierno también festivales y  Salas. Siempre estamos con las maletas preparadas y eso me hace sentir vivo y cuerdo. Necesitamos una cierta seguridad y saber  que llegamos con el directo y que la gira no termina nunca.

 

Supongo que habrás tenido muchos cantos de sirena para irte fuera de tu tierra a seguir con tu carrera. ¿Por qué has decidido quedarte?  y  ¿Te has arrepentido alguna vez?

Nosotros hemos tocado por casi todo el mundo, giras en Europa y América. Hemos actuado en las ciudades más importantes del mundo. Yo siempre pensé que a lo mejor  me tendría que ir a otro sitio a Madrid o a   Miami. Pero a mí me  tira mucho mi tierra, yo necesito Valencia y mi Mediterráneo para componer. Aquí se vive muy bien, es una ciudad perfecta y con las nuevas tecnologías estas muy bien comunicado. Siempre pensé que desde aquí podemos llegar a cualquier cuidad mundo.

“Sigo siendo un aprendiz”

Dadas las circunstancias ¿te consideras un afortunado por poder vivir de lo que te gusta  y encima sin salir de la “terreta”?

Eso es muy importante para mí. Igual en otro lugar hubiera llegado a una cota más alta de reconocimiento,  pero no me importa demasiado. Me considero un afortunado y me lo paso muy bien, sigo siendo un aprendiz. Pienso que todo lo que estoy descubriendo y aprendiendo me va a servir en un futuro y que está ligado a Valencia, mi mejor momento  está aún  por llegar.

El panorama musical  con el tema de la piratería y la larga crisis no pasa por buenos momentos y menos en Valencia ¿Si esto no tiene solución a corto plazo que pueden hacer los artistas para sobrevivir?

Si a nivel local es muy difícil, no podemos ser héroes locales. Hay que pasar de local a nacional y luego  internacional para poder ser reconocido. Hay una desconexión cultural brutal entre Valencia y Madrid. Me parece  terrible la gente de Valencia que se va a vivir a  Madrid,  a buscarse la vida  en la radio  o televisión,   y se olvida rápidamente que es valenciano para convertirse en el madrileño más grande. Nosotros luchamos en ese sentido y nos sentimos dignos de seguir aquí. Tenemos nuestros contactos e intentamos convencerles de  que pongan la vista en Valencia. Aquí hay gran nivel cultural tanto en música, literatura, comic, diseño etc. Pero bueno esto no es nuevo,  es la lucha de siempre.

 

Has colaborado con la asociación valenciana contra el Alzheimer, con una emotiva versión de  Chiquilla y dado un concierto  junto al coro de los enfermos de Alzheimer en Valencia. ¿Cuéntanos como surge esta iniciativa y como la has vivido?.

Si me llamo Jose de Fnac y me dijo que estaba colaborando con el  coro de enfermos de Alzheimer  y me ofreció colaborar. Yo sin saber lo que tenía que hacer le dije “sí, me apunto ya”. La verdad que es  un coro muy equilibrado gracias a su pedagogo y  me di cuenta del poder de la música. Iba a ser una cosa pequeña y no se esperaba para nada  la repercusión que ha tenido.  Lo  hice sin ningún tipo de recompensa,  solo la personal. El video se convirtió en  viral y actuamos en la plaza del Ayuntamiento de Valencia con una gran afluencia. Ha sido una satisfacción personal el  poder ofrecer mi ayuda a la Asociación de enfermos de Alzheimer de Valencia. Solo queríamos aportar nuestro granito de arena y no nos esperamos que se convirtiera en algo tan grande como lo ha sido.

 

En estos momentos,  ¿Qué se cuece por tu cabeza y  que proyectos tienes entre manos?.

Llevo tres años terminando un proyecto con Paco Roca el historietista e ilustrador   más importante de este país y que  además es  valenciano. Vamos a hacer un comic-disco, se trata  un libro con un disco dentro. Estará listo entre  enero y marzo de 2017. Es un tipo de trabajo de esos  que no quieres terminar por lo bien que lo estas pasando. Es un proyecto muy leonino, muy grande. No puedo contarte más pero pronto lo sabrás. Cuando quieras hablamos de él.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.