Julio Insa: Gran comunicador ha hecho de su pasión su profesión

Julio Insa:

“Aunque la gente no se lo crea soy un gran tímido”

#Maribel Monzó

Julio Insa
Julio Insa

Julio Joaquín Insa Serrador, hombre carismático y gran comunicador, nace en Onda (Castellón) un 27 de junio de 1956. Su carrera profesional en el mundo de la comunicación y ligada siempre al deporte, comienza en 1983, como columnista de opinión deportiva en el Diario de Castellón, donde permaneció durante tres años.

Es en el periódico Mediterráneo de Castellón, donde Julio se alza como primer columnista deportivo, con un espacio de opinión diaria relativa al ámbito deportivo. Desde 1984 y hasta 1993, paralelamente también desempeñó la labor de director de la sección de deportes de la cadena COPE en Castellón, fueron líderes de audiencia en junio de 1993.

Llega a Valencia en 1993 y hasta 1997 ocupa el cargo de jefe de deportes en Onda Cero Valencia. En estos años Insa junto a su equipo logra un gran éxito de audiencia, especialmente en la temporada 95/96, cuando la emisora consiguió ser líder de audiencia a nivel nacional.

Desde 1998 y hasta el año 2003 se establece en el cargo de jefe de deportes en MegaRadio Valencia, estando bajo su responsabilidad y supervisión todos los programas deportivos de esta emisora. De aquí,  pasa a Radio One hasta 2006, como director deportivo, presentando los programas relacionados con el deporte valenciano y más concretamente con el Valencia Club de Fútbol. Es a partir de esta época cuando hablar de Julio Insa es hablar del Valencia Club de Fútbol. Sin pelos en la lengua, su estilo pasional y polémico de dirigir los programas,  le ha valido el  ganarse algunos enemigos.

En la actualidad es el director general de Radio Esport Valencia, con una programación dedicada a la información deportiva en la Comunidad Valenciana. A la vez es el director del programa deportivo que lleva su mismo nombre en canal 7 Televalencia.

Insa me reciben en la sede de Radio Esport, en la calle  Maestro Rodrigo, 84 de Valencia, con la sonrisa y  simpatía que le caracterizan. Pasamos primero a la sesión fotográfica, Julio me reconoce que no le gusta nada posar para las fotos. Y a continuación vamos  con la entrevista, acomodados en el sofá de un acogedor jardincito, que alberga las mismas instalaciones de la radio. Mientras, a través del cristal, vemos como  están emitiendo en directo el programa radiofónico de las 12 horas.

 

Todo turia- Se que te llevó a ser funcionario de  telégrafos tu obsesión por entender el código morse. ¿Cuéntame aquella época de tu vida?

Julio Insa– Si me llamaba la atención el SOS. Yo entonces era repartidor y llegaban los teletipos y a mí me gustaba descifrarlos y pensé “yo quiero aprender a entender esto”. Era otra forma de comunicarse con los puntos y rayitas, era apasionante. Me hice funcionario y me destinaron a Guipúzcoa allí estuve cuatro años desde el 77 hasta el 81.

Tt.-Llevabas  esa pasión por hablar de deporte ahí latente hasta que afloró. De funcionario de Telégrafos a columnista de opinión  de deportes en un periódico. ¿Qué pasó para que llegara ese cambio?

J.I-Un director de la COPE me dijo “tu hablas bien”. Mi padre tenía un bar en Onda (Castellón) y  yo le ayudaba, aquello me sirvió para soltarme a hablar, conversaba con todos los clientes, sabía el que se iba sin pagar y el que se jugaba el sueldo a las cartas.. ja, ja, ja.. Porque aunque la gente no se lo crea,  yo soy un gran tímido. Tengo aun esos nervios cuando cojo el micrófono para  comenzar y a veces no trago la saliva. Es el sentido ese extraño de la responsabilidad que te da esta  profesión, porque sabes que tienes  que hacerlo bien.

Tt-Haciendo un paseo por el tiempo en tu larga trayectoria en el mundo de la comunicación deportiva, tendrás un montón de anécdotas; momentos gloriosos y de autentico sufrimiento. Cuéntanos algunos de ellos. Digamos el mejor y el peor.

J.I- El mejor hasta ahora pues son “todos”, he disfrutado con lo que he hecho. Mi madre decía que la “experiencia es una cadena de errores”. Así es como adquieres la experiencia, ahora soy tonto pero menos. Soy una persona muy pasional y de mucho corazón  y a veces me he equivocado, tengo que entender que todos no son como yo, y he aprendido de ello. Lo peor que he vivido en mi profesión y de lo que más me arrepiento  fue cuando acepté hacer seis programas en la televisión autonómica. Es la peor etapa que recuerdo,  donde más sufrí, y eso que he tenido batallas, pero aquí me sentí utilizado como un muñeco, por intereses políticos, cuando yo no era el que jugaba, jugaban otros.

Tt- Tu nombre está ligado al Valencia club de Futbol, en sus tiempos de gloria cuando tú estabas en radio en la calle Cirilo Amorós, se hacían verdaderas colas para verte. Cuéntanos como era aquello de  ser tu más  estrella que los propios jugadores.

J.I- Si, me pasan cosas extrañas, ja,ja,ja, que no llego a entender. Hacíamos un programa diario por la noche “Radio Color” desde las ocho y media  hasta las doce o la una. En contra de los  directores que había entonces, que no podían entender como un programa que se emitía todos los días, hasta domingo, durante tres o cuatro horas, pudiera realizarse y tuviera esa audiencia. Cuando  jugaba el valencia la gente  venía y se tiraba al suelo, se metían 50 personas con la puerta cerrada, viendo por la cristalera, yo pensaba “aquí la gente no está bien” lo pasaba muy bien,  gracias a la afición del valencia me convertí en un fenómeno de masas. Salía, veía la gente y les decía ¿que hacéis aquí? ¿No veis el partido? me decían “queremos verte de cerca”, “gracias por la ilusión que nos das”. Imagínate antes sin tener imágenes y lo que se movilizaba. Ahora con la tele me han fastidiado, antes  podías ir a la radio como querías, fumarte tu puro e ir vestido con pantalón corto o chanclas, podías hurgarte la nariz, rascarte…, ja,ja,ja, ahora en la tele tienes que ir siempre arreglado.

Aficionados me decían “Mi mujer prefiere verte a ti que al Valencia”.  Pero yo no doy importancia a esas cosas, he intentado ser siempre lo más normal posible. Un día estas arriba y otro ya no.

 

Tr- Aquel famoso incidente en la Patacona con Manuel Llorente te ha traído muchas críticas ¿lo volverías a hacer? o ¿Crees que te pásate?

J.I.-No me pasé, lo volvería hacer. Siempre que sea defender al valencia.. No fue una encerrona, estaba comiendo allí y por casualidad me lo encontré. Estaba con un periodista de ABC y me dijo mira quien está ahí. Me imaginaba un tiburón o una espectacular chica, ja,ja,ja… ¡que te puedes encontrar en la playa!, y entonces, vi la melena de Llorente. En ese momento estaba con la operación de la venta, y no me equivoqué,  después hasta intervino la UCA y  fíjate, como ha quedado.. Él sabrá qué pasó con tanto dinero como se movía..

 

 “Me arruiné y no me da vergüenza decirlo”

 

Tt-  Cuentas en una entrevista que has recibido amenazas telefónicas hacia ti y tu familia, esto es un asunto muy grave ¿Tienes idea de qué va esto?

J.I.-Si fue a mi teléfono de casa, esto es  grave. Se me puede juzgar a nivel profesional como comunicador, pero en la vida privada yo nunca he entrado a faltar a nadie, yo nunca me he metido en la vida privada de nadie, esa barrera nunca hay que pasarla. Y tampoco he chantajeado nunca a nadie. No he pedido nada si no es para hacer el valencia más grande. Me he equivocado a veces, claro como todo el mundo,  pero lo reconozco.

T.t- A ti se te quiere  o se te odia. Después de todas las críticas, controversias y polémicas que se han formado entorno a ti ¿Has tenido alguna vez la tentación de tirar la toalla y desaparecer?

J.I.-Bueno amor y odio es un sentimiento que no es tan diferente. Yo siento que recibo mucho cariño. En algunos momentos ha habido situaciones que me han afectado mucho, voy con mucho cuidado, pero rendirme nunca. El dinero va y viene, “generalmente siempre va a los mismos” yo me he arruinado y no me da vergüenza decirlo, somos humanos. Estoy cotizando desde los 14 años. Hubo un momento en que no  tuve ni para pagar el autónomo y pedí la reinserción y lo fui pagando poco a poco con un aplazamiento. Ahora estamos ahí otra vez defendiendo la marca valencia, para mí sería más fácil hacer un trabajo por un sueldo y ya está.

Tt- Esta famosa frase: “si el Valencia gana la UEFA me rapo la cabeza”. ¿Se llevo a cabo? No he podido encontrar ninguna imagen tuya con la cabeza rapada.

J.I.-Si es cierto, me la rape y me quité el bigote, en el 2004 ganamos la liga después del31 años, y  claro aquello fue un enorme placer. La afición me dijo: “si ganamos la liga te ¿quitas el bigote?” y yo les  dije: “y si ganamos la UEFA me rapo la cabeza”. Y por cierto, la afición no se olvidó y me lo recordaron. El día que ganó y  salí al balcón gritaban “Insa rápate el pelo” asi que mi rapadura se convirtió en un fenómeno social.

 

Tt.- El futbol para los aficionados es más que una afición. Se podría decir que  ¿Es un estilo de vida?. Por los altercados que se están viviendo en la Eurocopa por parte de los hinchas ¿podemos hablar de fanatismo peligroso?

J.I.-Rotundamente es un estilo de vida, es casi una religión. pero no hay que confundirlo. El fanatismo es otra cosa, es la expresión social  del momento que estamos viviendo. La gente suelta por ahí su ira, rabia o lo que sea, no tiene sentido ir a pegarse con otras personas, su estado emocional no está bien. La gente está muy alterada. Se han perdido muchos valores y cualquier cosa incita a la violencia.

 

Tt- Estrenas nueva década, ¿60 años es un número que lleva a la reflexión para entrar en una etapa más sosegada? o por el contrario ¿tenemos genio y figura para rato?

J.I.- 60 años es para decir: “la vida es la vida” y “vas a morir”. Yo pensaba que era inmortal hasta que descubrí que no  y más de una vez me he escapado de milagro. No sé lo que voy a durar, y como no tengo mucho que perder… mientras Dios me de salud y ganas de pelear y tenga ilusión… La vida es un desafio, no me hago a la idea de retirarme.

Tt- ¿Que harías tú si fueras el Presidente del Valencia?

J.I.-Yo creo que a mí sería difícil echarme, porque yo siempre diría la verdad, y cuando no pudiera decirla  diría a  la afición, “hoy no puedo decir la verdad”,  y ellos lo entenderían. Les explicaría que con el dinero que se tiene y con el esfuerzo que se ha hecho por salvar este club, se tiene que gestionar de la mejor manera posible. Aunque se tiene un patrimonio, tiene inmuebles,  y  nadie habla de ello, “el valencia es rico”,  pero no significa que haya  que despilfarrar.  A la afición hay que respetarla, sin ellos, los demás no somos nadie, las personas son inteligentes y saben lo que hay, tenemos que escucharlos. Cuando perdamos tenemos que animar al valencia siempre, no solo para hacerse la foto cuando gana. Hace falta en la presidencia una persona con talento y que  no se le suba la fama a la cabeza, como a  algunos. A algunos presidentes no sé qué les pasa, que cuando se ven ahí, parece que les han dado con un melón en la cabeza, se creen que antes de llegar ellos el valencia no era nada, en fin acaban trastornados perdidos.

 

T.t- Y por ultimo Julio ¿Qué significa para ti la palabra “fútbol”?

J.I.- El fútbol es una manera de vivir. Lo que conlleva un sentimiento extraño que fluye en cada poro de tu piel. Esa sensación ilimitada de sentirte parte de algo importante. Tú vives, tú juegas, tú te identificas. Cada latido, cada segundo, eres tú el que estás en cada centímetro que el balón recorre la travesía de la ilusión y el desespero. Y fluye en tu alma esa especial forma de vivir, de amar, de sentir, de luchar, de morir. De morir por unos colores que entrañan y conllevan tu día a día. Eso llamado afición, de la que tú formas parte, con tu familia, amigos, algo tan profundo, que te duele la espera. Quieres que tu equipo que eres TÚ, no pare no se detenga, gane o pierda, porque ellos, son tu otro YO, tu vida.

Una pelota, donde medio mundo la sigue y el otro medio la golpea. Pero no te olvides. En el fondo, la dominas tú, porque sin ti, no hay futbol, no hay colores, no hay sentimiento ni pasión ni sonrisas, ni lágrimas. Tú, solo tú, eres parte vital de algo que levanta el orgullo de los pueblos, que avanza en el cortex cerebral. Por eso, respeta al rival, su forma de pensar, de opinar, de querer, porque tanto tú como él, sois polos opuestos, unidos por una gran pasión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario