La dermatitis o irritación del pañal

LA DERMATITIS O IRRITACIÓN DEL PAÑAL

Es el proceso cutáneo irritativo e inflamatorio que se produce en la zona del cuerpo cubierta por el pañal (área glútea y genital). Es un fenómeno que se da con mucha  frecuencia en los bebés aunque también puede ocurrir en personas mayores encamadas que sufren incontinencia.

Se manifiesta con enrojecimiento de la piel, escozor y picor de intensidad variable. En los casos más graves pueden aparecer lesiones sangrantes y ocasionalmente exudados. La complicación más importante que se puede producir es la sobreinfección por hongos (principalmente por Candida albicans) o por bacterias.

En su aparición se combinan varios factores: la irritación provocada por el contacto con la orina y las heces, el exceso de humedad, la fricción, la oclusión y el aumento del pH que sufre esta zona de la piel. Todos estos factores contribuyen a alterar la función barrera cutánea y a su posterior infección.

La incidencia es menor en los bebés alimentados con lactancia materna ya que presentan un pH fecal menor y por lo tanto la acción irritativa de las heces es también menor.

La aparición de los primeros dientes provoca la inflamación de las encías y esto origina un mayor babeo. La ingesta de las babas cambia el pH de las heces, haciendo que sean más irritativas y favoreciendo la aparición de esta dermatitis.

También los procesos diarreicos favorecen su aparición así como la introducción de los nuevos alimentos sólidos que pueden alterar la composición y la frecuencia de las deposiciones.

 

Prevención:

  • Hay que realizar cambios frecuentes del pañal. La piel del área del pañal debe estar siempre limpia y seca.
  • Después del cambio del pañal se puede usar una pomada protectora con óxido de zinc que aísle la piel del contacto con el pañal. Si se usan polvos de talco hay que tener mucha precaución para que el bebé no los inhale y no hay que usarlos nunca con la piel erosionada.
  • Si va a la guardería, la persona cuidadora deberá seguir también estas recomendaciones.

 

 

Tratamiento:

En los casos leves se pueden usar pomadas reparadoras que faciliten la recuperación en pocos días. También es importante favorecer  la aireación de la zona lesionada, para ello se le quitará el pañal al bebé durante el mayor tiempo posible, por ejemplo una hora al día.

En los casos más graves, con zonas extensas, muy inflamadas  o que duran muchos días, el pediatra prescribirá pomadas con antifúngicos, antibióticos o corticoides.

 

Antonio Toutoundji Gorris (farmacéutico)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.