Pican los mosquitos

Pican, pican, los mosquitos

El ciclo de los mosquitos
El ciclo de los mosquitos

El verano viene acompañado de esas cálidas tertulias que se alargan hasta el atardecer. Momento perfecto que aprovechan los mosquitos para salir en busca de su preciado alimento: la sangre.

Pero, ¿todos los mosquitos son diminutos vampiros?, ¿realmente se alimentan de sangre?, ¿por qué pican sus picaduras?

Aquí intentaremos responder a algunas de estas cuestiones relacionadas con la biología de estos gráciles insectos.

Los mosquitos que nos suelen picar al ocaso del sol pertenecen al orden Díptera (del griego di “dos”, pteron “alas”), suborden Nematocera y familia Culicidae. Los géneros más represen­tativos son: Anopheles, Aedes y Culex.

Los podremos reconocer si nos fijamos en que únicamente poseen un par de alas membranosas, ya que el otro par está modificado en halterios o balancines, órganos en forma de maza que a modo de giroscopio intervienen en el control del vuelo. Además su aparato bucal, llamado picador chupador, está modificado en largas piezas bucales que les permiten perforar la piel de los vertebrados y, también, conseguir los fluidos de las plantas.

Debemos tener en cuenta que no todos los mosquitos son hematófagos, es decir no todos se alimentan de sangre. Y dentro de los que utilizan este régimen alimentario, en la mayoría de las especies, sólo la hembra es hematófaga. Tanto el macho como la hembra de dichos mosquitos se nutren de los fluidos vegetales, como el néctar de las flores, para obtener la energía necesaria. Pero al llegar la hora de la reproducción, la hembra es la que requiere esas proteínas que se encuentran en la sangre de los vertebrados, mamíferos en su mayoría, para producir sus huevos.

¿Cómo podemos diferenciar al mosquito macho del mosquito mosquito hembra?

La diferencia a simple vista la podemos observar si nos fijamos en sus antenas. Los machos tienen unas antenas plumosas y las hembras pilosas.

Ésta se guía por una combinación de estímulos que emanan del propio donante.

Estos estímulos atrayentes son: la temperatura, el vapor de agua (humedad), dióxido de carbono (C02), ácido láctico, los contrastes de colores y olores dulces como los que proceden de perfumes, desodorantes y lociones para des­pués del afeitado.

Por ejemplo en el proceso de respiración expulsamos calor, vapor de agua y C02. Tres estímulos que rápidamente captará el hembra y que nos delatarán como posibles donantes.

¿Cómo se produce la picadura?

Una vez el mosquito hembra ha perforado la piel, gracias a su aparato bucal picador chupador, inyecta saliva cargada de sustancias anticoagulantes, que impiden la coagulación de la sangre, facilitando su fluidez y succión.

La picadura y la picazón aparecen pasado cierto tiempo, debido a una reacción inmunológica del cuerpo hacía esas sustancias que contiene la saliva. La magnitud de la reacción variará en función de la sensibilidad que posea nuestro cuerpo a esa especie de mosquito. ¿Dónde encontramos los mosquitos?

Si queremos evitar su presencia deberemos alejarnos de las zonas en las que haya agua estancada cerca. Ya que es ahí donde los mosquitos depositan sus huevos y se desarrollan las larvas hasta que se transforman en el estado adulto. Completando, así, su ciclo vital.

Lucía Bayo Pérez

Bióloga col. Nº 2855-CV

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.