Psicología: La dieta de la paradoja

LA DIETA DE LA PARADOJA

#Francisco Polo- Psicólogo

 

Cuando llega el verano, las personas empiezan a quitarse ropa a causa del calor y miran su fondo de armario de dónde sacan, entre otras cosas, los bañadores del año anterior. Al probárselo, no siempre, pero en ocasiones, se dan cuenta que el bañador se les ha quedado pequeño y que necesitan una talla más. Es el momento en el que empiezan las prisas y buscan un remedio apresuradamente para volver al peso del año anterior. Quieren encontrar una forma rápida y sencilla de recuperar su peso, y comienzan a mirar dietas o cualquier tipo de sistema para lograr el objetivo. Lo que nos lleva al extenso y variado mundo de las dietas.

Podemos ver que todas las dietas son eficaces, pero en realidad ninguna funciona bien. Esto parece que es una afirmación a la que se podría llegar después de ver la cantidad de dietas que existen en el mercado y a las personas pasando de una a otra a lo largo del tiempo consiguiendo, en un primer momento, buenos resultados, pero pasado unos meses, volviendo al peso que se tenía antes de la dieta (en el mejor de los casos), y en otros con unos kilos de más.

Los problemas parecen surgir al tratar de mantener los resultados que se van obteniendo. Con lo que se podría llegar a la conclusión de que el problema no estaría en la eficacia de la dieta, sino en el poder mantenerla durante un determinado tiempo.

Centrar la atención en lo que verdaderamente hace que se mantenga la dieta y funcione, dejando, un poco de lado, las calorías que tiene cada alimento, si engorda más o menos, y detalles que sigan esa misma línea, haría que el foco de atención se desplazase y se buscasen unos nuevos caminos hasta ese momento no explorados por la persona.

En las dietas, al restringir ciertos alimentos y cierto tipo de comidas, sin buscarlo, estamos generando dentro de la persona una necesidad de consumirlas. La persona tiene una necesidad de control que justamente conlleva a la pérdida de dicho control. Es paradójico, pero parece que eso es lo que ocurre en la cabeza de la persona.

La dieta de la paradoja intenta romper con ese círculo vicioso de intento de control para caer en el descontrol por medio de un cambio en la perspectiva de lo que significa comer. Comer es un placer y se debe de intentar no creer que es un sacrificio (de alguna manera eso es lo que parece que siente la persona cuando hace dieta). Utilizando la comida como placer se comienza por construir una nueva idea de comer es saludable y al mismo tiempo placentero, lo que nos llevará a resultados eficaces y duraderos a través del tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.