Psicología: Es secreto de las tres “H”

                              EL SECRETO DE LAS TRES H

#Francisco Polo – Psicólogo

Uno de los trabajos más importantes que tenemos que hacer las personas a lo largo de nuestra vida es conocernos a nosotros mismos. Creo que es uno de los trabajos más complicados y que mayor esfuerzo tenemos que hacer para lograr su propósito. Cuando pensamos que ya sabemos un poquito, las reglas del juego cambian y las normas son otras, con lo que de nuevo tendremos que continuar en nuestro trabajo para acercarnos a saber realmente quienes somos.

Uno de los pequeños secretos para lograr nuestro objetivo estaría centrado en las tres H. Estas comprenderían tres características que serían muy deseadas el poder lograrlas o acercarse lo máximo posible a ellas. Estas serían la humildad, la honestidad y la humanidad.

Así, cuando en la vida las cosas no van tan bien como deseásemos o en un momento dado tenemos un problema que nos puede llegar a superar, el poner en marcha las tres H para intentar ponerle solución o intentar entenderlo para poder superarlo nos serán de gran ayuda.

Al enfrentarnos a un problema tenemos que ser humilde a la hora de afrontarlo. Este problema puede estar relacionado con otra persona y nuestra manera de exponérselo tiene que ser desde una posición sabiendo nuestras limitaciones y la de la otra persona, ser modesto es una cualidad muy interesante y beneficiosa en el trabajo en el día a día.

Este mismo problema u otro tendríamos que afrontarlo de manera honesta. En ocasiones se “pierde” y el beneficio que se esperaba pues no llega. La otra persona es la beneficiada en este caso. Una buena ética acorde a una moral superior hará que aunque no seamos beneficiados, seremos conscientes de que la otra persona era más idónea que nosotros.

Y por último, la humanidad. Siempre que estemos ante un problema con otra persona, debemos de pensar en que es otra persona y que debe ser tratada como a nosotros nos gustaría que fuésemos tratados. En ocasiones esta perspectiva la perdemos y deshumanizamos a la otra persona con lo que se llega a actuar de manera poco correcta y hasta rozando el delito.

Si en el día a día de nuestras vidas trabajásemos estas tres cualidades, llegaría un momento en que los problemas a los que nos aferramos para seguir viviendo (y he dicho bien, problemas que nos aferramos para seguir viviendo) los dejásemos de lado, así posiblemente mucho más felices seríamos. En la vida está muy bien las frases que evocan una cualidad o que te motivan para ese día, pero al final, si quieres que en tu vida ese estado no sea una pequeña chispa dentro de un mar de oscuridad, el trabajo de estas tres cualidades te llevarán a una manera diferente de obrar, mucho más estable y persistente, dejando de lado los pequeños problemas que nos hacen estar en un estado permanente de infelicidad.

Deja un comentario