¿Qué va a pasar con mi futuro?

 

¿Qué va a pasar con mi futuro?

#Manuel Soler

Mediador en Seguros – Asesor Fiscal

 

Cada vez oímos más expresiones del  tipo: ¿Cobraré una pensión cuando me jubile? ¿Será una pensión suficiente para poder vivir dignamente?. En el contexto actual resulta complicado dar una respuesta concreta a todos estos interrogantes puesto que partimos de unas variables poco claras e incluso negativas.

La población española tiende a un envejecimiento progresivo, es decir la famosa pirámide poblacional en el caso español tiende a ser invertida, es decir hay más gente mayor  y por el contrario menos gente joven, debido  a  una baja tasa de natalidad que deriva en una reducción de población activa.

Un factor determinante a la hora de estudiar el tema de las pensiones es el aumento de la esperanza de vida, es decir cada vez vivimos más años, con lo cual estaremos cobrando una pensión durante mucha más tiempo que nuestros padres o abuelos.

En España el sistema de cobro de pensiones es un “sistema de reparto”, es decir las  pensiones se pagan con lo que aportan los trabajadores que están en activo actualmente. Este sistema no es que sea malo pero cuando nos encontramos en un entorno económico adverso, aparecen los problemas,  ya que debido a la crisis actual con la consiguiente alta tasa de paro,  provoca que la población activa sea menor, sin embargo el número de pensionistas sigue subiendo por las razones mencionadas anteriormente. Actualmente la pensión de un jubilado la pagan alrededor de dos trabajadores en activo, pero es una proporción que va a la baja.

El 1 de Enero de 2013 apareció la nueva Ley de Actualización, Adecuación y Modernización del sistema de Seguridad Social donde se variaban los tres parámetros más importantes en el cálculo de la pensión, primero la edad de jubilación  pasaba de los 65  a los 67 años, después el número mínimo de años cotizados que pasaban a ser 25, y por último el periodo de años cotizados tenidos en cuenta para el cómputo pasaba de 35 a 37 años. Estas medidas se implantaban a nivel progresivo durante varios años.

Partiendo de estas premisas, actualmente podemos afirmar que el sistema de pensiones  está en déficit, por lo tanto no queda otra que llegar a un consenso para garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones.

Para conseguir esto en el año 2019 entrará en vigor el factor de sostenibilidad, es decir un mecanismo de ajuste del cálculo de las pensiones que tendrá en cuenta la evolución de la esperanza de vida de la población que  puede incidir en uno o varios de estos elementos:  recalculo de la edad de jubilación,  recalculo de los años de cotización mínimos para alcanzar el importe íntegro de la pensión, y recalculo del mismo importe íntegro de la pensión. Al final el cálculo de la pensión siempre se verá restado por este factor ya que la esperanza de vida va aumentando cada año.

Desde diferentes estamentos aparecen diferentes ideas para poder hacer frente al futuro (o  presente) de las pensiones, entre ellos destacan: creación de un impuesto nuevo, alargar la edad de jubilación, realizar trabajos parciales en edad de jubilación, sistemas complementarios en el seno de las empresas,..etc.

Lo que es evidente es que el futuro de las pensiones como mínimo es incierto, por lo que debemos concienciarnos que puede ser insuficiente para mantener el nivel de vida actual la pensión pública y tendremos que valorar medidas a nivel privado para complementar dicha pensión.

En España no tenemos una cultura de ahorro a largo plazo como si existe en otros países europeos, y sería necesario empezar  a crear ese hábito desde jóvenes porque cuando más temprano se empieza a ahorrar lógicamente más seremos capaces de ahorrar y con un esfuerzo menor.

Desde Seguros Soler nos brindamos a hacerle un estudio personalizado para ver que producto de jubilación y/o ahorro le puede resultar más favorable para complementar su pensión pública.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario