Entrevista: Fran Tochena

Fran Tochena:

“Una persona elegante nace con ello y cualquier cosa que se ponga hace que la prenda mejore”

#Maribel Monzó

Maestro Mayor del Gremio de Sastres y Modistas de València,  titulo que lleva ostentando desde 2012 de forma ininterrumpida, lo que demuestra que este sector tan exigente ha depositado una plena confianza en su persona.

Diseñador de moda y modisto, cuenta con una trayectoria profesional de veinte años en el mundo del diseño y la costura. Dirige su propio taller enfocado sobre todo a la moda femenina, realzando y potenciando la belleza y la elegancia natural de cada mujer. Novias, festeras de pueblos e indumentaria valenciana, son sus puntos fuertes.  Su mayor orgullo es que sus clientas luzcan elegantes y bellas en cada evento, es lo que motiva a este artista que ama profundamente su profesión.

Confiesa que llegó a este sector por una serie de causualidades que no casualidades que nos va a contar en primera persona, porque él realmente quería ser abogado.

Es tu tercera legislatura como Maestro Mayor del gremio de sastres y modistas, ¿qué supone para ti esta gran responsabilidad?

Es un gran honor para mi la confianza que se ha depositado en mi persona, sobre todo en la primera candidatura porque había un contrincante que llevaba mucho tiempo ostentando el cargo y me lo llevé yo, las siguientes ya no había otros aspirantes, pero me satisface mucho el que hayan seguido confiando en mí. Ser la cabeza visible de una institución como es el Gremio de Sastres y Modistas es algo con lo que no hubiera soñado nunca.

¿Qué tareas y responsabilidades conlleva el cargo de Maestro Mayor?

Hay unos eventos de obligatoria convocatoria, como son las fiestas del patrón de San Vicente, el premio Aguja Brillante que se otorga cada año a los profesionales de la moda tanto  a nivel nacional, como  de la Comunidad Valenciana. También está el premio Joia dirigido a los profesionales de la indumentaria valenciana, y desde hace unos años se esta consolidando la sexta semana de la moda, una semana de desfiles de alta costura e indumentaria valenciana. En general me dedico a organizar eventos y dar visibilidad al sector para la divulgación de los trabajos que hacemos los profesionales agremiados. Durante el periodo de pandemia desde el gremio se han gestionado las pertinentes ayudas para el sector,  que ha sido muy afectado por el cierre de sus negocios.

¿Actualmente cual es el trabajo diario que desempeñas?

Soy   modisto y me dedico a la confección de ropa, sobre todo de mujer, tengo mi taller desde hace veinte años, confecciono vestuario para cualquier tipo de evento, además de indumentaria valenciana. Mi perfil de clientela son novias, comuniones, bautizos, madrinas, etc. También dirijo la escuela de sastres y modistas, en la que soy profesor de patronaje, y de forma periódica realizo cursos de formación para los ayuntamientos, dirigida a desempleados, jubilados, etc.

“Ser la cabeza visible de una institución como el Gremio de Sastres y Modistas es algo con lo que no hubiera soñado nunca”

 

¿Piensas que se está perdiendo el traje a medida frente a la producción de ropa en masa?

Yo empecé con clientas que les hacia la ropa de diario, y es verdad que este público ha menguado considerablemente, pero sigue existiendo esa clientela fiel que además de encargarte un evento especial, sigue queriendo que le confecciones cierta  ropa para diario, buscan más la exclusividad. De hecho cada vez hay mas gente joven que encuentra el valor de tener una pieza más exclusiva y en la que ha participado en la elaboración de la misma, en vez de una prenda comprada Pret a Porter. Porque un traje a medida, es un traje para toda la vida.

¿Cómo llegaste a hacer carrera en el mundo de la costura?

Mi idea principal era ser abogado, pero la vida tenia otros planes para mí. Cursando COU tuve una rabieta con un profesor y eso me llevó a abandonar los estudios. La joyería y la moda era algo que me seducía mucho, así que fui a matricularme en un curo de alta joyería y me encontré con que el profesor estaba ausente, en la planta de abajo estaba la escuela de costura y allí que fui yo y me matriculé,  curiosamente es la escuela que hoy dirijo. Así llegue a esta profesión que amo y que cada día me reporta muchas satisfacciones.

¿Sentís el gremio que hay apoyo gubernamental para que este oficio artesano no se pierda?

Si nos ayudan en general, pero el grado de satisfacción de los profesionales no es muy alto, hay que tener en cuenta que esta situación de pandemia nos ha golpeado muy duramente. Las ayudas recibidas no han sido suficientes, porque las perdidas han sido muy grandes, y ha sido un esfuerzo personal poder hacer frente a todas las obligaciones de pago que supone tener un negocio.

¿Es necesario tener dinero para ser elegante y vestir bien?

Ser elegante y vestir bien son conceptos diferentes. Una persona elegante nace con ello, cualquier cosa que se ponga hace que la prenda mejore. Vestir bien es otra cosa, porque puedes no ser elegante y vestir bien porque recibes consejos. Yo pienso que se puede ir con clase y elegante con poco dinero, “prefiero a la gente con gusto que a la genta con dinero”, es una frase que se dice entre los compañeros del gremio. Existen personas con dinero que creen que gastar mucho y adornarse es mejor, pero yo pienso que menos es siempre más.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.