Eugeni Alemany, rostro estrella de la nueva televisión autonómica À Punt

Eugeni Alemany:

“Canal Nou siendo menos ambiciosa lo tuvo muy fácil y À Punt siendo más ambiciosa lo va a tener francamente complicado”

#Maribel Monzó

Natural de Sueca, este carismático hombre se define a sí mismo como un profesional del entretenimiento. Todos sus trabajos llevan un sello en común; son tocados con la varita mágica del humor que le caracteriza.

Se dio a conocer al gran público por ser uno de los reporteros del programa Caiga quien Caiga.

Sus inicios fueron como guionista y reportero de Canal Nou. Con  su mítico programa “Trau la llengua” consiguió meterse en el bolsillo a todos los valencianos,  y con este  volvió a la nueva televisión autonómica.  “Trau la llengua” ha sido el único programa que se recuperó de Canal Nou.

En la recién estrenada À Punt, cada tarde el de Sueca se cuela en los hogares de  los valencianos con el concurso “Atrampa´m si Pots”. Un formato de entretenimiento donde la improvisación es la base conductora y que Eugeni domina a la perfección.

Es el responsable de que el emoticono de la paella esté en WhatsApp, campaña que lideró y lo llevó hasta Silicon Valley. Muy activo en redes sociales, comparte sus pensamientos y reflexiones, siempre con humor, lo que ha hecho que sus seguidores vayan en aumento.

Los últimos años sin tele, se ha dedicado  a pasear su talento por todos los escenarios de la Comunidad Valenciana, con teatro de comedia y monólogos. Destacar éxitos como “En persona guanye”, “T´ho dic sense acritud” o  #Noestembe, este último junto a la actriz, también valenciana, María Juan. El contacto directo con el público ha dejado patente la gran empatía que tiene con sus seguidores,  lo que le ha valido el llenar aforos cada día de actuación.

Estas en la nueva televisión autonómica À Punt, donde volviste con el mítico programa “Trau la llengua” y al que le  ha llegado su punto final. Además cada tarde te asomas a  los hogares valencianos con  “Atrapa´m si Pots”. Cuéntanos como ha sido tu vuelta a la televisión.

“Trau la llengua” es una etapa que se ha cerrado, ha sido el único programa que se recuperó de Canal Nou. Era y es un formato muy querido por los valencianos.  La vuelta a la televisión autonómica  la hice con este programa, tenía la sensación de que se lo debía a los telespectadores. Hoy en día me llegan muchos mensajes de profesores que se lo ponían a sus alumnos. Soy un profesional de lo audiovisual y esta es una etapa cerrada y tengo ganas de hacer nuevas cosas.

Estoy con “Atrapa´m si Pots”,  muy contento porque tenía muchas ganas, desde hace años, de hacer un concurso y de estar  en un plató haciendo un poco de Showman. El programa tiene una mecánica, pero luego todo lo que digo es improvisado, solo hay de  guión las preguntas, luego ya no sé que voy a decir o que me van a contestar. En ese sentido quizás sea uno de los programas que he hecho, más imprevisible. La gente ha respondido muy bien, teniendo en cuenta que la tele lleva muy poco tiempo. Se está moviendo  por  redes sociales  y hay  una respuesta muy positiva. Viene  público de muchísimos pueblos, que luego  lo comentan en las redes sociales, y esto hace una labor de posicionamiento del canal bestial. Vienen a concursar muchas personas de Alicante y Castellón, quiero decir  que no se queda solo en València. La complicidad que tengo con los concursantes y el público es maravillosa.

¿Has notado diferencia  entre Canal 9 y À punt?

La principal diferencia es que ahora un programa como “Trau la llengua” ya no destaca como lo hacía en  Canal Nou. En À Punt todos los programas tocan esa  fibra sensible de las peculiaridades locales de la Comunidad Valenciana.  Antes  un formato como “Trau la llengua” era como un  bálsamo, ahora hay muchos más programas en la parrilla de À Punt que demuestran que se pueden hacer productos de calidad y que promuevan la cultura valenciana.  En definitiva, ya no hay miedo a tocar según qué cosas. Canal Nou nació en una época en que no existían las redes sociales y apenas internet.  Á Punt no se conoce,  además ha nacido en un escenario donde la saturación de contenidos es apabullante por lo tanto  tiene que hacerse un hueco. La conclusión es que Canal Nou siendo menos ambiciosa lo tuvo muy fácil y À Punt siendo más ambiciosa lo va a tener francamente complicado.

Estas dejando un poco de lado el tema de la comedia en teatro y los monólogos,  para centrarte más en la tele y otras cosas,  de hecho presentas este mes, un año más, los premios a la publicidad de las agencias valencianas.

El tema del teatro no es que lo abandone, pero el día no tiene más horas y tengo una familia. Me he centrado más en la parte de la televisión, porque pienso que ahora necesita más apoyo. Sigo haciendo cosas pero no como antes de volver a la televisión, entonces  vivía exclusivamente de los escenarios. El tema del directo con el público, durante estos cinco años recorriendo tantos teatros y llenándolos, ha sido muy “guay”. Esta cosa de poder improvisar en el fragor de la batalla,  no te lo da  la televisión, que  necesita más de unos guiones. El contacto con el público te da una chispa muy bonita.

Presento los premios “Lluna” de la publicidad, que son los  más importantes de la Comunidad Valenciana. Son unos  premios que los da el mercado del sector publicitario. Aquí en la Comunidad Valenciana hay mucho talento y mucha creatividad y estar ahí es muy divertido.

 

Eres un gran defensor de la lengua valenciana, ¿crees que aun hay prejuicios a la hora de  hacer humor en valenciano?

Yo creo que cada vez hay menos, porque realmente la gente no tiene prejuicios, los que los tienen son los políticos,  y los usan con tintes electoralistas.  Las personas  viven su vida con naturalidad, hables en castellano o hables en valenciano, y es lo que intento transmitir. Yo  hago mis cosas en valenciano porque me siento más cómodo, y no veo el rechazo que había antes.  Yo, por ejemplo, en mis redes sociales, lo mismo hago bromas en valenciano que hablo de ciencia con científicos a los que sigo. Hay que llegar a un punto en que el espectador vea los contenidos independientemente de la lengua en que se hagan. En el caso de À Punt sí que pienso que los contenidos tienen que ser en valenciano, pero que una persona castellano hablante los vea y se divierta igual.

“A pesar de que estos años no había televisión yo no he dejado de hacer cosas”

 

Eres el hombre que ha conseguido que el emoticono de la  paella aparezca en el whatsapp,  esto  ha sido toda una revolución social.  ¿Como se siente uno al conseguirlo?

Lo de la paella emoji es un hito en el mundo de la comunicación, hay una agencia de publicidad detrás y una marca que apuesta también. Yo no hago publicidad sino contenidos, pero necesito que alguien apueste por ello o los financie. Para mí fue una campaña de entretenimiento, la gente se lo pasó bien, la marca se posicionó y al  final el público se entretuvo, el resultado; hemos conseguido la paella. Se trata de hacer cosas, yo tengo un punto con mis seguidores muy especial, por eso hago campañas y concursos, porque veo que la gente me sigue. En estos últimos años en los que no teníamos televisión autonómica, yo no he parado de hacer contenidos e iniciativas de todo tipo. He apostado por hacer cosas en valenciano,  buscando yo mismo la financiación y los patrocinadores y he conseguido hacer cosas muy divertidas.

 

¿Te gustaría dar el salto al cine y ser protagonista en alguna película?,  ¿humor o drama?

Yo creo que me lanzaría empezando antes por algo más sencillo como un cortometraje. Tengo curiosidad porque como experiencia estoy seguro que sería algo gratificante. Y sobre comedia o drama; una vez unos directores de cortos me dijeron que yo era un poco como Cary Grant, que lo mismo podría hacer comedia que algo dramático. Así que si hay alguna productora que  quiera arriesgar conmigo,  pues que me llame, ahí queda la cosa.

“He creado una relación de dependencia entre los valencianos y yo, que ya no sé si me beneficia a mí y les perjudica a ellos, o al revés”

 

Si la televisión nacional te dice ven, ¿lo dejas todo?

Todo tal vez no,  tengo un compromiso aquí con los valencianos,  he creado una relación de dependencia entre los  valencianos y yo, que ya no sé si me beneficia a mí y les perjudica a ellos o al revés.  Me gustaría que nuestra tele siguiera adelante porque los valencianos nos lo merecemos, pero también deben existir telespectadores que exijan esa televisión de calidad.

Además de todo lo que llevas que no es poco, ¿hay algo más a la vista que nos puedas contar?

Tengo un par de cosas, una está muy calentita y no la puedo contar. La otra es  un proyecto para televisión, pero no depende de mí,  me tienen que dar el visto bueno. Pero si sale seguirá en la línea del entretenimiento, divertido y de calidad. Además en todo tipo de formato yo le pongo mi toque de humor. Para mí el humor es el abono de cualquier cosa que entretenga.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.