Luis Carretero; el último Bargueñista en València.

Luis Carretero Garrido

El último Bargueñista  en València

#redacción todoturia

Este hombre es uno de los pocos privilegiados que ha podido ganarse la vida haciendo lo que ama. Ha dedicado su vida entera a crear estas obras de arte, porque un Bargueño no es un simple mueble, representa la máxima expresión del artesano. Se trabaja con distintas maderas además de con el  marfil y el hueso,  también hay que ser especialista en el corte milimétrico y poseer un arte especial para darles color. Se puede decir que un Bargueñista es un artista que domina a la perfección todas las disciplinas. Un arte  de origen español que se remonta al siglo XVII  y que se hizo popular entre las clases pudientes y  la nobleza, como símbolo de poder y clase.

Comenzó como aprendiz en 1962 siendo un adolescente y después de más de 50 años de profesión y  con edad sobrada para jubilarse, sigue al pie de cañón porque como él dice: “Si dejara esto me faltaría la vida”.  Nació en Moral de Calatrava, Ciudad Real, pero se siente valenciano 100%, reside en la localidad de Benaguasil, cuyo Ayuntamiento tiene el privilegio de lucir uno de sus Bargueños.

Se puede decir que el Bargueño es toda una obra de arte no apta para cualquier bolsillo, sus clientes principales pertenecen a la nobleza,  escenario  donde Luis se ha codeado durante todo su vida profesional.  Sus exquisitas creaciones junto a su total discreción, le han valido para  obtener un gran reconocimiento dentro del sector: “Me han conocido siempre por el boca-oreja; si un Marqués me hacia un pedido, el siguiente noble quería superar a este, para ellos es una ostentación de  sofisticación y clase”.

Siempre trabaja por encargo y cada pieza es exclusiva, a la que le dedica todo su talento y entusiasmo como si fuera la primera. “No necesito de ningún boceto, lo tengo en mi cabeza y sigo mi instinto”. Cientos de horas invertidas en cada creación que no revierte su valor en euros; “Si tuviera que cobrar de acuerdo a las horas que invierto, una pieza valdría 50.000€”.

Su principal cliente sigue siendo la nobleza; “Ahora mismo València es la ciudad de España que más nobles alberga”, “Es un círculo cerrado y muy discreto, y solo se relacionan entre ellos”

Su casa es un auténtico museo por toda la riqueza que contiene. Un legado que heredará su hijo, pero que no  piensa en seguir sus pasos. Con Luis acabará el artesano entre los artesanos; el último Bargueñista en València.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.