Psicología: Cisne negro, parte 2

Francisco Polo

Francisco Polo; Psicólogo, coach

CISNE NEGRO PARTE 2

En su día hablamos del concepto del cisne negro y vimos que era un acontecimiento que ocurría de manera abrupta y que hacía cambiar nuestra forma y entendimiento de vida.

En la actualidad estamos viviendo una bandada de cisnes negros y esto nos está dejando indefenso. No dependen nuestras acciones de nosotros, estamos supeditados a lo que los mandatarios de cada provincia consideren. No podemos levantarnos y ejercer el trabajo que diariamente desempeñamos. No podemos salir a pasear ni reunirnos con nuestros amigos. No podemos ver a nuestras familias.

Sí, todo producido por el mismo hecho, la pandemia que vivimos, pero nos está afectando en demasiados ámbitos que no hace mucho tiempo dependían sólo y exclusivamente de nosotros. La cuestión es que todo lo que ello nos está produciendo no sabemos a ciencia cierta las consecuencias que van a tener en el día a día cuando esto termine. Además vemos todos los adelantos que en breve tendremos en nuestra vida diaria. Conceptos como el 5G, coche eléctrico, blockchain, bitcoin, entre otros, que ahora no nos suenan para nada, en breve los escucharemos en el día a día. Nos viene una manera diferente de hacer las cosas, una manera diferente de vivir. Y ¿estamos preparados?

La sensación que percibo es la misma que si te invitasen a un banquete en el que hay una gran mesa llena de todo tipo de comidas y te dijeran que te la tienes que comer en menos de una hora. Al principio, posiblemente, te gustaría degustar algunos platos, pero cuando el tiempo se te echase encima lo único que podrías hacer es empezar a engullir sin saber lo que estas comiendo. Esa es la sensación que tengo de lo que nos va a pasar.

No es muy alentador que digamos, ¿verdad? Pero como siempre intentaremos dar algunos consejos para poder aliviar lo que nos viene.

Por un lado, un consejo que siempre llevo conmigo. Cuando alguien me cuente algo que es novedoso, sólo sabré si lo he entendido si se lo puedo explicar a una persona de 80 años y al mismo tiempo a otra de 6. Si soy capaz de hacerlo, es que lo he entendido. En caso contrario, lo mejor es seguir investigando y aprendiendo sobre ese tema.

El segundo sería que sólo entre en lo que realmente necesito. La idea de necesidad cuando la aplicas a tu vida te simplifica muchas cosas. ¿Para qué voy a querer un teléfono 5G si sólo llamo a mi familia? ¿Para qué comprar Bitcoins si lo que compro lo hago con euros? Si sigues esta regla de necesidad, las cosas se clarifican y te evitas algunos problemas.

Y por último, todo adelanto tiene que servirnos para mejorar, pero no solamente a ti, sino a la sociedad. Como bien dijo Marco Aurelio “lo que es bueno para el enjambre es bueno para la abeja”.

Lo que nos vienen en los próximos años es fascinante, lo viviremos con sabiduría.   

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.