Psicología, I.T. o el auténtico miedo.

IT O EL AUTÉNTICO MIEDO

#Francisco Polo, psicólogo

Las películas de terror siempre estánPsi de moda y ahora parece que con el estreno de It 2 las personas vuelven a ir al cine para sentir un rato de miedo. Los payasos, el monstruo del armario, los cementerios de noche, los ruidos por la noche cuando estás solo. Ese miedo, entraría dentro de los miedos que podíamos llamar de “sensaciones”. Realmente no existe Pennywise, ni Freddy Krueger, ni existe un peligro real por estar solo en un cementerio (los muertos están muertos), pero nuestro cerebro genera una sensación que nos hace que nos lo creamos y que realmente sintamos que estamos en peligro.

Si lo pensamos fríamente y de manera racional, muchas personas tienen ese mismo tipo de miedo con acontecimientos que les pasaron en el pasado. Acontecimientos que pasaron hace mucho tiempo y que a día de hoy ya no ocurren o simplemente han desaparecido, pero realmente nos aterran y nos bloquean hasta llegar a que nos hagan enfermar.

Es complicado asimilar haber sido víctima de acontecimientos negativos sin ninguna culpa por tu parte. El mundo es así, aunque no nos guste. Las traiciones, engaños, intereses particulares hacen que existan daños colaterales a personas que en ningún momento se merecían las consecuencias que ellas pasaron.

Esas imágenes y pensamientos nos aparecen en los momentos menos esperados. Nuestro cuerpo lo vive como si estuviesen volviendo a ocurrir en esos mismos momentos. La mente se bloquea, nuestro cuerpo se estresa de manera desbordada, nos falta aire para poder respirar, el corazón se dispara.

¿Qué es todo esto? ¿Por qué ahora?

Complicado de explicar que pasado tanto tiempo y ya con ese problema desaparecido, nuestro cerebro nos lo vuelve a recordar cuando ya estás en otro momento de tu vida, y todo aquello queda muy muy lejano.

Complicado es volver a analizar todo aquello de nuevo. ¿Para qué?

Complicado es darle un razonamiento que nos haga podernos explicar lo ocurrido en un momento determinado de nuestra vida.

Como podemos ver, si entramos en esa manera de razonar nos metemos en un bucle que no nos lleva a ninguna parte. Entonces, ¿por qué nuestra cabeza insiste en recordarnos aquellos sucesos?

Personalmente no he encontrado explicación para todo esto, no entiendo el funcionamiento de nuestro cerebro. En la vida hay momentos de gran felicidad y algunos de tristeza. Esto lo tenemos que tener claro. La vida es como es, no le demos más vueltas.

¿Y qué puedo hacer para salir de ese bucle? En esto sí que se me ocurren algunas sugerencias.

Imaginemos que tenemos un poder, este poder hace que podamos hablar con nuestro yo del futuro. Nosotros con la edad de noventa años. Ese yo del futuro ha vivido muchas experiencias y sabe por lo que estás pasando en estos momentos. ¿Qué crees que le diría ese yo del futuro al yo actual? ¿Qué consejos le sugeriría?

Este dialogo lo podéis hacer de manera escrita o solo en vuestra cabeza. Mirad que ocurre. Pensad que ese yo del futuro es muy sabio y ya pasó por ese momento.

Recordad, el mundo se ve de aquí en adelante, mirar al pasado de poco nos sirve.  

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.